Introducción - Club de Paz

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Rosario Blanco
Menú de Sección

Introducción
Estimados hermanos agradezco mucho a Jesús y María, Príncipe y Reina de la Paz, porque siempre me he caracterizado por mi amor a la Iglesia y obediencia a mis pastores.

Desde que tuve la experiencia del Rosario Blanco, siempre consideré que era muy privada; por ello, si otros hermanos la quieren compartir conmigo yo doy gracias a Dios.

Es muy importante expresar que tengo muy claro que la Iglesia tiene muchos años de rezar el Santo Rosario en la forma tradicional, y esta devoción goza de mucha popularidad; por lo que no se debe pensar que haya que cambiarla.

Doy fe, que al comenzar a practicar personalmente el Rosario Blanco mi vida se transformó y he recibido muchas bendiciones de Dios, al igual aquellos que libremente, comparten conmigo esta experiencia.

1) Desde que el Rosario se convirtió, a partir de la Edad Media en una forma de expresión de la piedad popular, la Iglesia vio surgir toda una variedad de rosarios.

Este que presentamos aquí con el nombre de Rosario Blanco, se constituye como la Oración de la Paz, en donde con su práctica estaremos suplicando a Jesús y María, que derramen en cada uno de nosotros su paz, Jesús el Príncipe de la Paz y María la Reina de la Paz.

Tiene como objetivo el ser transformados por el Espíritu de Dios, como constructores de paz; primero en el ámbito personal, luego familiar y mundial. El Espíritu de Paz, que Jesús vino a traer cuando dijo: "Mi paz os dejo, mi paz os doy", nos transforma y nos infunde valor y poder para llevar el evangelio al corazón del mundo.

2) El Papa San Juan Pablo II ha querido en el año de 1994, destacar a la familia como constructora de la Paz de la Familia Humana.

El Rosario Blanco por la paz personal, familiar y mundial desea destacar por su parte este mismo llamado del Papa San Juan Pablo II por la paz.
 
Copyright 2016. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal